Por María Elena Del Valle 

Seguramente estaremos de acuerdo en lo mucho que se habla hoy del e-learning. Parece haberse constituido en una moda y hasta en un modelo de negocio. Las ofertas de servicios relacionadas prometen maravillas y venden esta nueva experiencia de aprender como milagrosa.

…el e-learning no es una experiencia milagrosa”

Debemos dejar algo claro: el e-learning no es una experiencia milagrosa, es una experiencia de aprendizaje a través de medios distintos a los convencionales y con la ayuda de herramientas digitales que permite la eliminación de muchas barreras (incluyendo la espacial y la temporal).  

Al hacer una búsqueda -no precisamente exhaustiva- de empresas de formación en línea, encontrarás un número más que abrumador (sólo en Madrid, se contabilizan más de 9.682 empresas). Esto puede significar varias cosas. Por una parte, que el interés en esta nueva manera de aprender es amplio. Por otro lado, es indicativo de que la competencia en la oferta también es grande.

Pero lo más importante, es que parece haber mucha gente que asume el e-learning demasiado a la ligera. Todo el mundo parece parece saber lo necesario para emprender el diseño de un entorno virtual en el que puedan desarrollarse competencias necesarias para el mundo de hoy.

Tampoco hace falta ser muy crítico, ni experto en la materia, para darse cuenta de que en muchos casos, lo que se ha hecho es cambiar de soporte, y que muchos de estos espacios son copias al carbón de procesos presenciales que ahora reposan en un entorno digital en la web.

       Las actividades de comprobación deben ser diseñadas para el desarrollo de microcompetencias de complejidad”

Desde EdCátedra asumimos el e-learning como una auténtica alternativa de inclusión y formación para quienes no tienen el tiempo o los recursos necesarios. En este sentido, brindamos al universo comunicacional las siguientes recomendaciones:

 boxing– Los tiempos de latencia en materiales e-learning deben ser diseñados para el impacto, la contundencia y la brevedad.

alarm-clock – Los vídeos que acompañan un curso en línea deben ser breves. Si hablamos de microlearning no más de 90 segundos.

light-bulb – Las actividades de comprobación deben ser diseñadas para el desarrollo de microcompetencias de complejidad cognitiva progresiva.

award – La calidad del sonido y la imagen de los materiales debe ser la mejor.

24347038_Subscription_S1– El e-learning no son procesos “Talla única”. La curva de aprendizaje en cada participante es diferente y tomar en cuenta esta realidad es elemento diferenciador de la empresa y el proceso.

guide Los materiales deben ser de la misma claridad que obtendría el participante si tuviera al instructor cara a cara. Nada debe darse por sentado.

researchLa validación de los contenidos y la rigurosidad en su selección son elementos claves para pasar del “obtener un certificado” a “desarrollar competencias”.

Si forma parte de una empresa u organización y está pensando en emplear el e-learning para formar a su personal, tenga cuidado con las imitaciones. La inversión en e-learning puede llegar a ser grande y sus beneficios muchos mayores, pero si se prefiere la imitación, lo barato puede salir bastante más caro.

Exigir una exposición clara de las ventajas y las implicaciones de un programa de capacitación e-learning es la mejor protección contra las imitaciones. En EdCatedra, estamos orgullosos de asumir la experiencia e-learning como un eficaz medio para formar, capacitar, incluir e impactar positivamente nuestros entornos. Sin imitar a nadie, adaptándonos a sus posibilidades y necesidades.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s